Posts with #agresividad maternal tag

Published on September 14 2017

La tormenta hormonal producida durante la maternidad empieza mucho antes del parto. Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad Jaume I de Castelló (UJI) ha demostrado la influencia de la prolactina y lactógenos placentarios sobre el cerebro femenino durante la gestación.

La acción de estas hormonas provoca cambios en el comportamiento y en la función mental de las madres y explicaría la motivación por los hijos y la agresividad maternal.

Este estudio de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Jaume I de Castelló (UJI) demuestra la acción directa de las hormonas y, por tanto, la tendencia instintiva a cuidar de las crías.

Una de las consecuencias de este hallazgo es que podría explicar alteraciones del estado de ánimo asociadas con situaciones patológicas de la maternidad, como la depresión maternal, y es de gran importancia por el impacto que ésta tiene sobre la salud mental de los hijos.

Los investigadores del grupo de Neuroanatomía Funcional de la Universidad Jaume I de Castelló (UJI) han cartografiado la respuesta hormonal en las regiones encefálicas que integran el cerebro sociosexual. Son una serie de núcleos o centros que regulan el comportamiento y las relaciones sociales y reproductivas entre miembros de una misma especie.

También hemos encontrado que la prolactina modifica profundamente toda esta red de núcleos ya durante la gestación para preparar el comportamiento de cara a la maternidad. Es primordial conocer el lugar concreto donde las hormonas influyen en la actividad cerebral de las madres para entender posibles procesos patológicos y facilitar su tratamiento.

Se trata de una agresión maternal que es previa al parto, lo que indica que no se produce por la interacción entre las madres y las crías, como se pensaba antes, sino por las hormonas que actuan sobre el cerebro durante el embarazo.

Las conclusiones de esta investigación llevada a cabo en la Unidad Predepartamental de Medicina de la UJI se han publicado en la revista «Brain Structure and Function».

See comments

Repost 0